lunes, 19 de marzo de 2012

ナタリア


La olvidó pero siempre había sido, siempre sería parte de él. La había amado y no dejaría de hacerlo, en silencio y en sueños indescifrables hechos de katakana. Habían estado juntos contadas veces; sin embargo, por alguna razón, a causa de una cuestión tejida entre los aires de las cuatro estaciones, la foto de su persona, antes de esfumarse, amarillearía.
Ahora la distancia y la indiferencia eran el único nexo. Ahora, la búsqueda de una respuesta: ¿por qué tanto amor si acaso creía que no había existido, en ella, nada tan poderoso como para hacer de su corazón un solo nombre?
De pronto todo fue simple: había sido la única mujer verdadera que rozara su vida. Lo demás había importado poco o en absoluto. Ella había sido, ni más ni menos, ella.
Ahora muere en sus sueños escritos en japonés. Día a día. Yace escondida en su memoria, donde estará para siempre, como bastión contra horas beligerantes.
ILUSTRACIÓN: Rocío D. Limón                         TEXTO: Santiago R. Bailez Chayé

3 comentarios:

  1. Me gusta mucho vuestro proyecto.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Pilar. Un gusto tenerte entre nuestro lectores. Saludos.

    ResponderEliminar

Para quienes estén interesados en adquirir las obras de Rocío D. Limón, contactarse al mail: roziolimon@gmail.com

Para quienes, en cambio, estén interesados en servicios de corrección literaria o académica, o en servicios de redacción, contactarse al mail: sanbc@live.com